Creciendo en el Camino

Un hermoso paso por Dolavon y Gaiman

Hoy felizmente cumplimos nuestro primer mes de esta nueva vida, hace ya ese tiempo que cerramos las puertas de casa y le dimos la espalda a la rutina y a nuestro circulo de confort, para darle lugar a este nuevo estilo de vida. Es poco el tiempo pero a la vez pareciera que paso muchísimo.

Les dejamos nuestras últimas aventuras  en un hermoso lugar y junto a unas bellas personas.

Fuimos por una tarde y nos quedamos 5 días. El lugar nos atrapo, tanto por sus paisajes, su prolijidad y sobre todo por la calidez humana con la que nos encontramos.

Teníamos pensado pasar a conocer un ratito y seguir rumbo a Playa Unión, pero la magia del camino nos trastoco todos los planes que teníamos.

Llegamos a Dolavon siguiendo un cartel que nos prometía visitar un viejo molino harinero. Al llegar no encontrábamos el lugar, papá se baja a preguntar y vemos que pasa el tiempo y no vuelve. Habla y habla, ya van 10 minutos, 20, 30 y sigue dale que dale. Cuando vuelve lo hace con una sonrisa de oreja a oreja.

Esa misma mañana escuchaba que hablaban entre ellos mientras desayunábamos que necesitaban un lugar con luz para poder seguir fabricando bolsos  debido a que nuestro stock estaba flaqueando en buena hora.

Resulta que el señor que tanto hablaba papá le estuvo contando un montón de historia del lugar y nos ofrecía que nos hospedásemos en el camping municipal, el cual tenía todos los servicios, gratis y tenía luz.

En el camping conocimos a Roberto, el cuidador del lugar, nos trató como si estuviéramos en casa y en familia durante toda nuestra estadía.

a

Con Roberto Canale

El pueblo es una antigua colonia Galesa, su día patrio es el 28 de Julio, día del desembarco de los galeses en la Patagonia. Está a orillas del rio Chubut y tiene verde por todos lados. Para nosotros que venimos recorriendo hace bastantes días la parte costera de la provincia de Chubut, en la que no se ven muchos árboles, en la que todo es muy seco y solo hay arbustos. Nos pareció un oasis en el medio del desierto, arboledas por todos lados.

2

Dolavon desde lejos.

El lugar está atravesado por varios canales de riego construidos por los colonos. En ellos hay unos artefactos tipo molinos con paletas que la corriente del agua hace girar, en sus extremos tienen un tarrito que se llena de agua en la parte baja y cuando va subiendo la descarga en un pileton que a su vez está conectado con mangueras que van distribuyendo el agua en los distintos lugares de riego. Se llaman “Norias” y si bien ya no se usan, le dan un decorado muy pintoresco al pueblo.

3

Norias

Mamá desde el momento que llegamos se dedicó a la producción, solo paraba para las comidas, que fueron muy variadas y ricas, sobre todo a la parrilla aprovechando el asador que había en el lugar. Probamos capón, que es un cordero al que se le saca el pelo y luego se lo engorda de esa manera, esto hace que la grasa se distribuya mucho más dejando algunos cortes bien magros. Me encanto!

Los bolsos uno a uno se iba sumando, yo mientras jugaba con nuevos amiguitos que me fui haciendo de todos lados que venían a parar al camping. Corríamos de acá para allá, me di varios golpes, de uno de ellos tengo aun un chichón en el ojo pero nada me impedía seguir jugando y jugando.

Junto a papá nos dedicamos mucho a explorar el pueblo, nunca pudimos ver el viejo molino harinero, siempre estaba cerrado. Pero encontramos muchísimas cosas. En una esquina esta La Mercante, este lugar era el negocio de ramos generales de antaño. Lo han restaurado hace 3 años y abierto al público hace muy poquito. Tiene un mobiliario en madera increíble, todo lustrado, acomodado y dispuesto como era originalmente. Nos quedamos sorprendidos con la arquitectura del lugar.

4

La mercante

El pueblo de Dolavon tiene un parque a orillas del canal muy prolijito, con mucha sombra y lleno de sauces que te invitan a tomar unos ricos mates.

Cada persona que pasaba te saludaba como si fuera tu amigo. En cada lugar al que entrabamos nos poníamos a charlas un buen rato. Nos hicimos muchos amigos en esos días.

Una noche salimos a pasear en familia y papá hizo varias postales nocturnas del lugar, le dan una imagen muy distinta y bella a su vez.

5

Canal de Riego

Toda la zona está llena de varias capillas. Entre ellas la que más nos impacto fue la Iglesia Anglicana. Está en el medio del campo y te regala una hermosa vista.

6

Iglesia Anglicana

Llego el domingo y estábamos invitados a la primera actividad dentro de La Mercante luego de muchos, muchos años. Era un feria de artesanos y hacía allá fuimos con nuestros bolsos, de los que por cierto mamá armo un muy buen stock para las próximas semanas.

Nos sentimos alagados por poder participar del evento con tanta historia. Con las ventas nos fue más que bien pero lo mejor fue las personas que conocimos.

El día de la despedida se hizo difícil, uno al tener sus afectos lejos con las personas que conocemos en el camino se hace un vínculo mucho más fuerte pero no es un adiós si no un hasta pronto.

Dejamos Dolavon atrás felices por los momentos vividos y la magia de su lugar. Nos dirigimos a Gaiman, una ciudad cercana que es colonia galesa también. Allí en una chacra nos esperaban Victoria, Fernando y Simón. Los habíamos conocido el día anterior en la feria y nos invitaron a compartir un almuerzo con ellos.

Fernando era como nosotros de Rosario, Victoria de Buenos Aires y Simón que tiene casi mi corta edad nació en Gaiman. Ellos son ceramistas y están como nosotros cumpliendo su sueño de vivir en un lugar tranquilo en el cual poder dedicarse a lo suyo sin tiempos y dándole prioridad al proceso de las distintas cosas que crean. Mientras los mayores charlaban, con Simón nos dedicamos a jugar y corretear por toda la casa. Qué lindo que es compartir con otros chicos!

7

Con Fernando, Victoria y mi amigo Simón.

Nuevamente llegaba una dura despedida pero el camino nos llamaba. Recorrimos un poco la ciudad, famosa por sus casas de té, todas ellas con una jardinería preciosa.

8

Casa de Te en Gaiman

Seguimos camino hasta Trelew para hacer una buena compra de víveres en el supermercado y tomamos nuevamente la hermosa ruta 3 que nos llevara hasta Punta Tombo a encontrarnos con una gran colonia de Pingüinos, pero eso será para la próxima entrada.

Les dejo a todos un gran abrazo y muchos aba, gracias por seguirnos, acompañarnos y alentarnos a seguir esta aventura, ya va un hermoso mes y vamos por muchos más.

Par ver todas las fotos hace click acá

.

 

2 pensamientos sobre “Un hermoso paso por Dolavon y Gaiman

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »