Creciendo en el Camino

La ruta 40 en su máxima expresión. Gregores y Los Antiguos.

No son muchos los kilómetros que separan la ciudad del El Chalten de Gobernador Gregores pero su camino es difícil y agotador.

Volvimos a la ruta junto a David, el en su moto y nosotros en nuestra casita. Llegamos a Tres Lagos muy rápidamente por asfalto. En este punto queda uno de los pocos tramos sin asfaltar de la mítica ruta 40. Son solamente 68 kilómetros de ripio en muy muy muy mal estado. Como se está asfaltando este tramo a la ruta complementaria se ve que no le dan mucha bolilla.

El paisaje es totalmente desolador, solamente se ven arbustos achaparrados que se pierden en el horizonte junto a la bruma por al calor y muy de vez en cuando se cruza  uno que otro animal.

1

Ruta 40

Lentamente fuimos avanzando, partes por el camino complementario y otras por el que están haciendo. Luego de varios kilómetros y paradas nos cruzamos con nuestros amigos de Una Vueltita por América. Fue una parada obligada a descansar ya que el traqueteo y el calor se hacían notar en el cansancio.

2

Juntos en el medio de la nada

Luego de 3 horas de ripio llegamos a la hermosa ciudad de Gobernador Gregores. Nos separamos de David con la promesa de encontrarnos más adelante pero el cansancio pudo con nosotros. No dábamos más, necesitábamos un baño refrescante urgente. Buscando donde bañarnos dimos con un muy lindo camping, gratuito y muy arbolado. En él estaba lleno de viajeros en moto y para sorpresa nuestra nos reencontramos con los chicos uruguayos de Opción Escape. Con los que compartimos unos muy ricos pollos a la parrilla esa noche.

3

Compartiendo con amigos

La ciudad es muy bonita y ordenada, llena de verde, es un páramo en el desierto. Su calle principal está adornada con varias esculturas y cosas típicas de la zona entre las cuales se distingue un tractor importado desde Inglaterra en el año 1917 que se usaba para mover carretas y maquinaria agrícola.

4

Una linda postal

Tempranito al día siguiente y con fuerzas renovadas continuamos camino hasta Perito Moreno donde almorzamos, hicimos algunas comprar y cargamos gasoil ya que nos habían comentado que ahí estaba 1 peso más barato que en nuestro destino que estaba a unos 60 kilómetros. Los Antiguos.

Nos encontramos con una ciudad preciosa sacada de un cuento. Verde por todos lados, situada a orillas del lago Chelenco como lo llamaba el pueblo mapuche, Buenos Aires en la actualidad.

5

Lago Buenos Aires

Este lugar se hizo famoso en 1991 cuando quedó bajo las cenizas luego de la erupción del volcán Hudson. A más de 20 años de aquel desastre natural, el trabajo de sus habitantes, el viento y las lluvias le devolvieron su bello aspecto por lo que es un punto turístico muy bonito.

Fuimos derecho a la costanera, era día domingo por lo que el lugar se encontraba lleno de gente. Armamos nuestro stand de ventas y fructíferamente estuvimos toda la tarde ahí, vendiendo  y cosechando nuevas amistades.

Al día siguiente nos dispusimos a disfrutar del lugar. La ciudad se caracteriza por la gran cantidad de cerezos que hay. No se dan una idea la cantidad que hemos comido y lo grande y sabrosas que son.

6

Las chacras

Por la noche fuimos invitados a la casa de Fede y Nerea, los conocimos en la costanera el día anterior y muy amablemente nos abrieron las puertas de su casa para que nos podamos bañar y compartir una muy linda charla.

Así fueron pasando los días entre playa y amigos, descansando y compartiendo. Nos volvimos a cruzar con Diego, Gemma y Gonsi junto a su estanciera y también conocimos a Pablo, Joana, India y Fran con los cuales luego tuvimos una gran aventura por tierras chilenas, pero eso se los voy a contar en otra ocasión.

7

Nuestro comedor

Les mando un gran abrazo y no se pierdan la continuación de nuestro sueño!!!!

Para ver las fotos completas de nuestro paso por Gregores y Los Antiguos entra acá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »