Creciendo en el Camino

Una ruta de ensueño. Bienvenidos a la carretera Austral.

En ningún momento habíamos contemplado la posibilidad de subir un tramo por Chile. En todo momento la idea era completar la ruta 40 sur hasta Neuquén pero todo en este sueño puede variar. Cada día es impredecible.

Ya veníamos escuchando hablar de las Catedrales de Mármol hacia bastantes kilómetros. Nosotros no queremos ver fotos de los lugares a los cuales vamos a ir para no generar expectativas y poder sorprendernos totalmente. Confiamos en aquellos que nos las habían recomendado y hacia allá fuimos

Nuevamente el cartel decía Bienvenidos a Chile. Cruzamos por el paso internacional rio Jeinimeni que une la ciudad de Los Antiguos (Argentina) con la de Chile Chico (Chile). Esta vez gracias a Dios no tuvimos inconveniente alguno y el cruce fue totalmente rápido.

Ambas ciudades están a orillas del lago llamado originalmente por los mapuches Chelenco, pero que en la actualidad, varia su nombre dependiendo si estas en un país u otro. Los argentinos le dan el nombre de Lago Buenos Aires mientras que los chilenos el de lago General Carreras.

No solo el nombre es diferente sino que el color del agua es otro y ni hablar del paisaje. Del lado argentino es desértico y los alrededores llanos, mientras que del lado chileno es muy verde y lleno de montañas.

1

Caminos de cornisa

Llegamos a la tarde a la ciudad de Puerto Tranquilo en la cual salen las excursiones a las catedrales de mármol. El día se presentaba nublado y muy ventoso lo que hacía que las aguas del lago estuviese bastante agitadas por lo que nos aconsejaron ir al día siguiente a primera hora que era donde el agua estaba más tranquila y al estar el sol saliendo se reflejan mucho mejor los colores del mármol.

Un nuevo día comenzaba y no era uno común. Era uno muy especial. Mi mamá cumplía años y lo íbamos a festejar descubriendo un lugar soñado e increíble.

A la hora pactada estábamos en el puerto listos para salir. La excursión nos salió por persona 8000 pesos chilenos y yo que por chiquito no pago. El valor es totalmente accesible y más teniendo en cuenta que en total son 3 horas de navegación.

Nos colocamos los chalecos correspondientes y  tuvieron que buscar uno especial para mi escueto tamaño, pero una vez listos nos subimos a la lancha. Me encanto estar rodeado de tanta agua.

2

Vamos que zarpamos!!!

Luego de un rato de navegación, donde el sol fue saliendo, el agua se fue volviendo cada vez más verde y transparente, llegamos a las primeras cuevas de mármol. El agua del lago ha ido socavando la montaña que en su interior es de un mármol puro. Tiene una antigüedad de 150 mil años cosa que no lo hace comercial, para que tenga utilidad tiene que tener mínimamente una antigüedad de 300 mil años. Yo no creo estar para cuando llegue a tener la cantidad de años necesarios para su extracción.

3

Cuevas de Marmol

Hay mármoles de distintos colores y se ve claramente como la pared sigue bajo el agua. Pasamos por las cuevas de mármol, vimos  distintas figuras que se van formando como ser el perro, el pez, el moais, el Martín
pescador, entre otros. Luego vinieron las famosas catedrales de mármol y como frutilla del postre la capilla de mármol donde hacía muy poco se había concretado una boda a la que todo el pueblo había sido invitado y cuya fiesta duro 3 días. Qué pena que llegamos tarde.

4

Capilla de marmol

Extasiados con lo que habíamos visto subimos nuevamente a la ruta. Ni bien empezamos a rodar el cielo se cerró y comenzó una lluvia finita pero persistente. Nuevamente la suerte estaba de nuestro lado ya que hicimos la excursión en el horario justo.

Pasamos por villa Cerro Castillo donde lamentablemente no pudimos apreciar mucho el paisaje por la lluvia pero de a ratos se despejaba un poco y pudimos sacar algunas fotos memorables.

5

Una belleza constante

El camino es totalmente de montaña, subidas, bajadas y un millón de curvas. Es de ripio hasta villa Cerro Castillo pero está en un excelente estado.

Luego de un descanso y con algunos tramos de asfalto que se alternan con unos pocos de ripio,  ya que se está asfaltando de apoco el camino, hicimos los kilómetros que nos quedaban hasta la bella ciudad de Coyhaique, la cual está rodeada de montañas sembradas que le dan al paisaje un color amarillento hermoso.

6

Campos de Coyhaique

Paramos en una Estación de Servicio Copec, que son las más vistas en el vecino país de Chile. Recorrimos un poco sus calles y nos encontramos con Fran y sus papas, el es un amiguito que conocí en Los Antiguos. Luego de jugar juntos un rato nos fuimos al supermercado donde compramos lo necesario para prepararle una rica cena a mamá por su cumpleaños número mmmmmmmmm, mejor no lo digo a ver si se enoja.

Al otro día fuimos a conocer el parque nacional Queulat, el camino es totalmente de asfalto hasta la entrada al parque y además es muy bonito.

7

Se disfruta cada kilómetro

En este parque hay dos grandes caminatas para hacer, una hacia el bosque encantado y la otra hasta el ventisquero colgante. Teníamos muy buenas referencias de ambos lugares pero lamentablemente no pudimos hacer ninguna de las dos. Como contábamos antes, al camino lo están asfaltando y al ser todo de montaña tienen que ir ensanchándolo, por lo que van cortando por tramos todos los días a una hora determinada. Durante las 4 horas que dura el corte hacen detonar explosivos para ir dándole forma a la piedra de la montaña y luego limpian los restos de la explosión para que se pueda seguir circulando. En ese momento el camino se cortaba de 13 a 17 horas y el parque cerraba sus puertas a las 17:30 por lo que no nos dio el tiempo para recorrerlo. Tampoco nos permitieron acampar en el lugar y el camping más cercano ya se encontraba repleto por lo que obligadamente tuvimos que seguir camino a la ciudad de Puyuhuapi donde vimos un atardecer mágico y nos encontramos con Ampi y sus papas, amigos que conocimos también en Los Antiguos y con los que compartimos una muy rica cena con Salmón incluido.

8

Atardecer en Puyuhuapi

Puyuhuapi a diferencia de las otras ciudades a las que habíamos ido, está a orillas de una bahía que da al mar por lo que su agua es salada y mucho más templada por lo que papá sin dudarlo se dio varios chapuzones. En la entrada a esta ciudad hay unos enormes criaderos de salmón, por lo que papa apenas los vio ya tuvo ganas de probar uno.

Antiguamente era una colonia alemana que dejo un estilo muy marcado en la arquitectura del lugar y al que llaman casas Puyuhuapi.

9

Casas Puyuhuapi

Fue muy grande la cantidad de ciclistas con los que nos cruzamos en todo el camino y a los que realmente admiramos muchísimo porque la verdad es que en este tramo la carretera austral tiene una dificultad bastante grande al ser casi todo subidas y bajadas muuuy pronunciadas.

Llegamos a la ciudad De la Junta y ahí nos desviamos siguiendo un camino a orillas del río Palena que nos prometía llevarnos a unas termas, pero que lamentablemente cuando llegamos descubrimos que estaban cerradas. Pero este desvío nos permitió conocer una pareja de chicos chilenos que viajaban en sus vacaciones a dedo y que llevamos hasta este lugar.

Desandamos el camino realizado y fuimos hasta la localidad de Santa Lucia pasando por un sinfín de lagos y ríos.

10

Al costado de uno de los tantos Ríos

Aquí conocimos a un montón de viajeros. Caminamos las calles tranquilas del lugar y descansamos mucho para así al otro día recorrer los pocos kilómetros que nos quedaban hasta la ciudad de Futaleufu donde nuevamente volvíamos a nuestro país.

En total estuvimos en el vecino país 5 días, en los cuales recorrimos más de 800 kilómetros de camino montañoso y cruzamos un sinfín de
lagos y ríos. Ojala puedan en algún momento de su vida recorrer estos lugares y crecer en el camino tanto como yo.

11

Gracias por seguirnos!!!

Para ver todas las fotos de la carretera austral entra acá.

Para ver el álbum de las catedrales de mármol dale click acá.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »