Creciendo en el Camino

Talampaya y Valle de la Luna, dos grandes maravillas argentinas

El cartel decía “bienvenidos al Parque Nacional Talampaya”, era mucha nuestra ansiedad ya que en anteriores oportunidades tuvimos que pasar de largo y quedarnos con todas las ganas de conocer este famoso cañón.

foto 1

Entrada Parque Nacional Talampaya

Este lugar tan extraordinario revela algunas cosas de cómo era la vida hace millones de años y en un marco de increíbles paisajes nos deleita con sus maravillas.

En Talampaya se encuentra guardada gran parte de la historia geológica de la Tierra. Los sedimentos que durante millones de años quedaron acumulados en la profundidad del planeta  emergieron y quedaron al descubierto cuando se elevó la Cordillera de los Andes. La gran variedad de materiales que conforman el suelo, matiza el paisaje con distintos colores y texturas y a su vez los granos de arena que en el tiempo son arrastrados por el viento y el agua, moldean continuamente las rocas dando lugar a distintas geoformas o formas de relieve.

Foto 2

Entrada al cañón

En el lugar hay que pagar una entrada al parque y contratar una excursión ya que no se puede acceder por cuenta propia. Hay distintas opciones y recorridos. En nuestro caso contratamos la excursión Safari aventura plus que tiene una duración de 3 horas, el recorrido se hace en un camión 4 x 4 y algunas partes del recorrido se hacen en la terraza del mismo para poder apreciar mejor toda la majestuosidad del alrededor y como detalle te brindan una linda picada con vino incluido en el medio del cañón.

Foto 3

Nuestro transporte

La primera parada es en la estación Petroglifos donde en las piedras hay gravados dibujos y formas  prehistóricas.

Foto 4

Arte rupestre

La segunda estación es el jardín botánico donde realizamos una caminata por un bosque lleno de algarrobos hasta llegar a la Chimenea, una geoforma de característica tubular con 150 metros de altura y  donde se escucha el famoso eco de Talampaya.

DCIM100GOPROGOPR0747.

Juntos en la chimenea

La tercera estación es la de la Catedral Gótica que es un inmenso muro de piedras erosionadas por el viento que simulan las torres de una catedral.

Foto 6

La Catedral

La cuarta y última estación es la del Monje donde se encuentra una formación rodeada por piedras erosionadas de 40 metros de altura.

Foto 7

Es impactante la altura

Fue una hermosa experiencia que jamás olvidaremos.

Para ver todas las fotos de nuestro paso por el parque nacional Talampaya entra acá.

A muy pocos kilómetros de Talampaya pero en la provincia de San Juan se encuentra el Valle de la Luna, en este ocasión no entramos a recórrelo pero si lo hicieron mis papas en su viaje anterior en moto y como es un lugar increíble también no quiero que dejen de conocerlo por lo que a continuación mi papá les va a contar un poco de que se trata.

Hola queridos seguidores, tuvimos la suerte de recorrer esas tierras hace 3 años en un viaje soñado también y donde nos aventuramos en moto.

Una vez dentro del parque se arma una larga caravana de vehículos, nosotros al ir en moto estábamos delante de todo, íbamos acompañados de un guía que viajaba en el primer auto. El recorrido es de aproximadamente 40 kilómetros.

La primera parada la hicimos en el Gusano donde luego de una muy linda explicación nos dedicamos a recorrer el lugar en el cual hay una geoforma erosionada por el viento que da lugar a un gusano y debajo de él se pueden observar distintas plantas fosilizadas en las rocas.

Foto 8

Plantas fósiles

La segunda parada la hicimos en el Mirador del valle, donde la vista es impactante y pareciese que estaríamos en un valle lunar.

Creciendo en el Camino

Mirador del Valle

La tercera parada es un poco más larga, dejamos nuestro vehículo e hicimos una linda y larga caminata por el valle hasta llegar a la cancha de bochas.

Foto 10

Cancha de bochas

La cuarta parada es en los submarinos, dos piedras erosionadas por el viento que dejan ver de fondo la falla de talampaya, una increíble vista.

Foto 11

Los submarinos

De ahí seguimos camino hasta los cerros colorados, inmensas paredes de color rojizo que se extienden hacia un lado y otro del impresionante valle de la luna.

Foto 12

En los Colorados junto a nuestra vieja compañera de aventuras

Fue una hermosa experiencia que hasta el día de hoy no olvidamos. Les dejo mis saludos y gracias por seguirnos día a día y apoyarnos en esta gran aventura.

Para ver todas las fotos del Valle de la Luna entra acá.

Muchas gracias papá por tu aporte. Espero que les haya gustado nuestro destino, no olviden suscribirse a nuestra página así no se pierden de nada. Hasta la próxima!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »