Creciendo en el Camino

Quimbaya, Colombia. La ciudad de los mil y un faroles!!!

Todos los 7 y 8 de diciembre se realiza en la ciudad de Quimbaya desde hace ya 35 años un alumbrado de velas y faroles durante la fiesta de la Inmaculada Concepción en honor a la Virgen María.

Muchísimas personas desde que habíamos entrado a Colombia nos recomendaban estar ese día ahí por lo que para allá nos fuimos.

Llegamos con varios días de anticipación ya que teníamos una hermosa invitación para disfrutar de una finca cafetera gracias a los chicos viajeros de Twingo Sudaca.

Nubia, la mamá de Juan, nos fue a buscar hasta Filandia y los 4 juntos después de compartir un muy rico almuerzo enfilamos hacia Quimbaya.

foto 1

Junto a Nubia

Hicimos un breve recorrido por la ciudad donde visitamos el parque principal, la iglesia y una rápida caminata por el centro.

foto 2

La iglesia

Para llegar a la finca tuvimos que hacer un desvío por un camino bastante complicado para nuestra camioneta pero llegamos sin grandes inconvenientes ya que en su mayoría era en bajada. Lamentablemente no fue tan así a la vuelta pero ya les cuento más adelante.

De a poco nos fuimos internando en medio de bananos, palmeras y plantas de café, muchas plantas de café. Al llegar a la finca quedamos totalmente impresionados por su belleza, tranquilidad y su paisaje.

foto 3

La finca

Pasamos 4 días descansado, aprendiendo de la producción del café y compartiendo con nuestra nueva amiga!!!

foto 4

Secando Cafe

El almanaque marcaba que era 7 de diciembre, había llegado el gran día que estábamos esperando. Nos subimos a nuestra camioneta emprendiendo el viaje de vuelta que no duro mucho, por la dificultad del camino, sus empinadas subidas y todo esto sumado a  que las noches anteriores había llovido muchísimo se nos hacía imposible avanzar. Luego de varios intentos fallidos por subir una gran cuesta y de varios inventos caseros para tratar de hacer el camino más firme, tuvimos que pedir ayuda. Nubia llamo a un amigo que tenía un Jeep y que se hizo presente muy rápidamente, enganchamos la camioneta y poco a poco fuimos subiendo. Nos escolto hasta el camino principal y luego de las respectivas gracias fuimos volando a la ciudad para disfrutar de una noche totalmente distinta.

Foto 5

Que comience la fiesta!!!

Los vecinos de cada cuadra de la ciudad se ponen de acuerdo en un modelo de farol y durante casi todo el mes de noviembre cada familia por la noche se reúne en sus casas para preparar los faroles que adornaran su calle durante el festival.  Es una actividad muy linda y divertida  que reúne a grandes y chicos detrás de tijeras y papel.

foto 6

Los faroles!!!

Cada cuadra tiene más de 100 faroles de distintos diseños, tamaños, colores y todos hechos artesanalmente.

foto 7

Una hermosa postal

Son más de 300 cuadras que se cierran después de las 3 de la tarde para empezar con la preparación. A medida que el sol se va escondiendo se empiezan a encender los faroles que pueden llegar a ser más de 40.000. A su vez cada cuadra pone de fondo música de cantos Villancicos que armonizan el lugar.

La ciudad se divide en distintas zonas que son recorridas por los jurados en los dos días que dura el evento donde ellos eligen a los ganadores con las calles más destacadas.

Cada calle aparte de tener sus faroles característicos, tienen uno especial referenciando a la Virgen María.

Foto 8

Los faroles dedicados a la Virgen Maria

Además de estos faroles especiales también se encuentran otros con hermosas frases que oran a la Virgen por amor y sobre todo Paz para el pueblo colombiano.

foto 9

Un hermoso cartel

Lo más lindo de todo a nuestro parecer, es como el espectáculo se disfruta en familia. Llegan al lugar miles y miles de personas, se apagan todas las luces de la ciudad, solo queda la iluminación de los faroles con los cantos villancicos de fondo y se vive realmente una fiesta de paz. Toda una ciudad trabaja para ese día donde el lugar se vuelve una gigantesca peatonal iluminada a la luz de las velas.

foto 10

Los faroles se pierden en la lejanía

Solo pudimos recorrer un 25 por ciento ya que son muchísimos los faroles y cada calle es totalmente distinta. Nos llevamos imágenes que jamás olvidaremos, es algo único y  lindo que nunca habíamos visto en nuestra vida. Estamos totalmente agradecidos a cada persona que nos recomendó ir a este lugar por lo que los invitamos a ustedes también para que puedan disfrutarlo y vivirlo en carne propia. Ya saben el próximo 7 de diciembre si no saben qué hacer, háganse una escapadita a Quimbaya, Colombia y vivan una noche mágica!!!

Si te quedaste con ganas de ver más fotos de la fiesta de faroles y velitas, podes hacerlo acá.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »