Creciendo en el Camino

Un recorrido por el grandioso estado de Oaxaca en México!!!

Dejamos atrás al estado de Chiapas y recorrimos más de 500 kilómetros para ingresar a Oaxaca, uno de los estados que siempre nos nombraban y nos recomendaron desde nuestro ingreso a esta enorme nación, la de México.

A medida que avanzábamos el camino se volvió más desértico y caluroso pero seguíamos rodando por las montañas desde donde empezamos a dilucidar el Mar Pacifico que no veíamos desde nuestro paso por El Salvador.

Nuestro primer destino en este nuevo estado, fue en las Bahías de Huatulco, una hermosa ciudad rodeada, como dice el nombre, de distintas bahías, una más linda que la otra.

La primera bahía que visitamos en la zona fue Tangolunda, la playa no es muy concurrida y es bastante grande por lo que es sumamente tranquila.

Continuamos por la Playa Arrocito, a la cual se ingresa por un restaurante y es sumamente chiquita y concurrida por lo que puede estar un poco colapsada de gente si vas un fin de semana.

Sin lugar a dudas la playa que más nos gustó y donde pasamos la gran mayoría de los días fue la Entrega, por la forma en que se encuentra ubicada esta bahía hace que el mar sea como una pileta, súper cristalino, tranquilo e ideal para los niños.

Allí conocimos a Aldo y Pato, una pareja de Tucumán (Argentina) que iban viajando en su velero desde el norte de México y con rumbo al sur. No solo nos encantó conocerlos a ellos como personas sino también vivir la experiencia de compartir una rica cena en su hermosa embarcación a la luz de las estrellas y mecidos por el vaivén del mar.

También en esta playa nos encontramos con Ale, Albert y su perro Otto quienes viajaban a bordo de una moto Falcón desde Argentina y con quienes compartimos un muy rico asado.

Se acercaba Semana Santa, y en México para esa fecha tanto la semana anterior como la posterior son vacaciones, por lo que luego de varias idas y vueltas terminamos en la hermosa Playa de Zicatela para poder vender nuestros productos y así juntar un poco de dinero para poder continuar viaje. El calor se hizo notar muchísimo cada día. Fue sin dudas esta la temporada de trabajo más dura de todo el viaje ya que el calor no dio tregua desde muy temprano hasta las últimas horas del día. Mama todo ese tiempo se la paso haciendo alfajores dentro de la camioneta sin parar y papa caminando las largas playas vendiéndolos durante el día, por la noche vendiamos también nuestras artesanías desde la camioneta mientras yo trataba de portarme lo mejor posible para casi no molestarlos, yo aproveche para jugar mucho con mis legos, autitos y mirar varias películas.
Fueron dos semanas literalmente a full donde dormimos no más de 3 horas por día, pero la realidad es que siempre con mucho esfuerzo y sacrificio hemos salido adelante, y no íbamos a dejar de hacerlo a esta altura del camino, estando ya tan cerca de concretar nuestro gran sueño.

Nos despedimos de la playa forzosamente ya que el calor era demasiado intenso y sinceramente ya no la estábamos pasando bien porque dentro de la camioneta las muy altas temperaturas son difíciles de contrarrestar. Pero antes de irnos tuvimos el placer de conocernos personalmente con Verito, Adri y Facu, también viajeros Argentinos que nos invitaron a pasar una muy linda tarde con pileta incluida para refrescarnos un rato.

Partimos con rumbo a la ciudad de Oaxaca, capital del estado, buscando el centro del país y un poco de fresco, el cual ansiamos desesperadamente, tuvimos un día muy largo, solo nos separaban 250 kilómetros de nuestro destino, pero luego de más de 8 horas de viaje sin siquiera un alto para almorzar solo hicimos la mitad.
El camino fue extremadamente sinuoso dónde subimos a casi 3000 metros de altura, aunque lo bueno es que encontramos el tan ansiado fresco y los paisajes fueron maravillosos. En medio de las montañas encontramos sumergida una preciosa iglesia con un playón gigante para deportes y estacionamiento, y dónde por supuesto no dudamos en quedarnos a pasar la noche, para al día siguiente seguir con nuestro camino.

Cuenta la leyenda que un señor llamado Pedro cayó preso de una terrible enfermedad que lo mantuvo en estado de coma. Durante ese tiempo soñaba estar en un mundo muy particular lleno de árboles, rocas, animales y reinaba la paz. Estos animales eran muy extraños ya que cada uno era una mezcla de muchos otros y estos gritaban al unísono la palabra “Alebrijes”. Don Pedro pudo salir de este mundo a través de una ventana muy estrecha y despertándose en medio de su propio velorio totalmente sano y recuperado.
A partir de esta experiencia dedico su vida a reproducir estos animales creando una artesanía exclusiva de México llamada Alebrijes!!!
El pueblo de San Martín de Tilcajete, a muy pocos kilómetros de la ciudad capital Oaxaca se dedica exclusivamente a esta artesanía tallada en madera sagrada de Copal y decorada a mano. No podíamos dejar de conocerla y vivir la hermosa experiencia de recorrer las calles del pueblo donde en cada rincón abundan los Alebrijes en todo los tamaños, colores y formas.

Luego de un largo camino llegamos a la ciudad de Oaxaca, nos encontramos con un clima ideal, calorcito que no abruma durante el día y un hermoso fresco relajante por la noche.
La ciudad es sumamente turística, muy colonial y bohemia con muchísimos lugares para sentarse a tomar un café o un chocolate típico de la zona acompañado de una rica porción de pastel. También en cada rincón se puede saborear su interminable gastronomía típica.

A lo largo de todo este viaje hemos visitado un sinfín de iglesias para todos los gustos y ya a esta altura es difícil sorprendernos, pero el Templo de Santo Domingo de Guzmán logro dejarnos con la boca abierta, no tanto por su fachada exterior, sino porque tanto las paredes como el techo, se encuentran absolutamente recargadas con miles de esculturas y pinturas, todas de color dorado intenso abarcando todos los espacios hasta el más mínimo rincón.

En pleno centro de la ciudad hay un enorme mercado donde se pueden encontrar millones de artículos diferentes, de todos estos, los que más captaron nuestra atención fueron: los chiles, los moles y los famosos chapulines.
Siempre tuvimos la idea de que en México nada se come sin chile o picante. En el país existen más de 65 variedades de chile de las cuales 25 crecen en Oaxaca. Hay para todos los gustos, si acá te dicen que no pica, es porque pica; si te dicen que pica, es porque lo hace y mucho, y si te dicen que pica bastante, ni siquiera lo intentes porque se te van a caer las lágrimas.

El estado de Oaxaca está dividido en 7 regiones y cada una produce un tipo de mole distinto. Esta es una salsa espesa que se hace a base de chile y especias, y se usa para acompañar carnes, arroz o tortillas entre otros.

Los Chapulines son un tipo de insecto parecido a un saltamontes que viven en los campos de alfalfa, son de distintos tamaños y se condimentan con sal y limón para luego ser fritos. Toda una experiencia.

De yapa pero sin foto, porque estaban muy ocupados, papá y mamá dieron rienda suelta en una degustación de más de 18 cremas de mezcal, la bebida típica de la zona que es un destilado de la tan famosa planta de agave.

En nuestros días por la ciudad tuvimos el placer de compartir con una hermosa familia viajera argentina, los chicos de @siviaje, si bien hace mucho que viajamos y hemos coincidido con miles de viajeros, son pocas las veces que tienen un niño de mi edad para poder jugar, disfrutar y hacer miles de cosas juntos durante todo el día.
Gracias Muna por tantos lindos días vividos juntos!!!

En la ciudad de Santa María del Tule, México, a muy pocos kilómetros de la capital, nos llevamos una tremenda sorpresa, nos encontramos con una impresionante maravilla de la naturaleza, el famoso árbol del Tule. Este Sabino es el árbol con mayor diámetro del mundo. Su grosor es de 58 metros o su diámetro de 14.05 metros y tiene ni más ni menos que un poco más de 2000 años dando su sombra, que en la actualidad lo puede hacer a más de 500 personas de pie. A su costado se encuentra su hijo que apenas tiene 1000 años y sueña ser como su padre!!

En esta zona reafirmamos nuestro decir que lo más lindo de esta aventura es la gente maravillosa que se cruza en nuestro camino. La hermosa familia Cordero nos abrió las puertas de El Rancho Rv un lugar increíblemente maravilloso del cual disfrutamos a full y el cual recomendamos ampliamente. El mismo cuenta con un predio verde enorme, acepta vehículos de todos los tamaños y tiene conexiones para electricidad, agua y desagüe. Sombra por todos lados, baños, palapa, piscina y las mejores duchas de agua caliente de todo el viaje. Pero lo más lindo de todo es la atención y calidez de sus dueños, personas increíbles que siempre están atentos a que todo sea de maravilla.

Fueron 15 maravillosos días que disfrutamos de este paraíso, lo bueno fue también que no lo hicimos solos, sino junto a otras dos hermosas personas, Roana, Diego y Zed, los chicos de Nossa Kombi é uma Viagem nos conocimos en el sur de México y fuimos coincidiendo en distintos destinos.

Nuestro último gran destino que visitamos en este hermoso estado, fueron las famosas cascadas petrificadas de Hierve el agua. Sin lugar a dudas otra gran maravilla de la naturaleza. Las mismas se fueron formando durante miles de años, la escasa cantidad de agua que pasa por ellas contiene una sobresaturación de carbonato de calcio, el cual se va depositando y acumulando, dándole el color blanco característico y formando estas dos increíbles cascadas de gran tamaño.

Estas se encuentran enclavadas en una enorme ladera que nos regaló unas vistas increíbles y a su vez contiene unas milenarias pozas de agua en las cuales uno puede refrescarse del tremendo calor del lugar.
Este un atractivo más de los miles que tiene este lindo país para regalar!!!

Realmente cada lugar que visitamos de este estado sobrepaso nuestras expectativas, nos llevamos hermosos recuerdos y un sinfín de nuevos amigos, pero como a lo largo de toda esta gran aventura, llega la hora de las despedidas para poder seguir camino.

Continuara…………

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »